<img width="1" height="1" style="display:none;" src="//ib.adnxs.com/pixie?pi=d221f6b1-8333-4e73-af93-25f95d36bd3a&amp;e=PageView&amp;script=0">

Errores que cometen las startups al escalar a PyMEs


Los errores que cometen muchas startups en su crecimiento y desarrollo tienen que ver con los problemas y cambios que surgen en el proceso de madurez tanto del negocio como del emprendedor.

 

 

Si suponemos que el plan de negocio está bien fundamentado y el producto o servicio a comercializar tienen potencial comercial, entrarás a un proceso de etapas de madurez del negocio que traerán aparejadas diferentes problemáticas que expondrán al emprendedor a enfrentarlas con su propio nivel de madurez gerencial (habilidades gerenciales).

 

 

Por lo general, se inicia como hombre o mujer orquesta en el que el emprendedor realiza el mismo todas las funciones del negocio: Compras, producción, ventas, cobranza, administración etc. Los problemas en esta etapa tienen que ver con la ceguera gerencial. Pocos emprendedores saben calcular sus costos fijos y variables lo cual les impide conocer su punto de equilibrio para poder establecer el nivel adecuado del esfuerzo en ventas que aseguren al menos la reposición del capital invertido. Otros problemas surgen con la administración correcta del capital disponible, la administración del tiempo, la gestión familiar ya que por lo general ocupas mucho apoyo familiar y la planificación de las tareas. Es muy importante aquí enfocar esfuerzos en generar clientes que aseguren ingresos suficientes más allá del punto de equilibrio.

 

 

La segunda etapa del crecimiento de una startup es cuando te registras como contribuyente ya que necesitarás facturar a clientes. Aquí deberás contar con apoyo de un despacho contable externo que te “lleve” la contabilidad del negocio y pague los impuestos correspondientes. Deberás recibir orientación para saber cuál es el tipo de registro que más te conviene porque cada una de las opciones tiene diferentes características y responsabilidades fiscales que pueden afectar no solo tu capital de trabajo inicial sino tu patrimonio familiar.

 

 

La tercera etapa de madurez es cuando contratas personal que te ayude en el negocio. Aquí te conviertes en “hombre operativo” ya que todos los empleados te reportan a ti y se te presentaran los siguientes “nuevos problemas”. Hacer un organigrama con diseño y especificación de puestos, reclutar, entrevistar y contratar. Saber de leyes, contratos laborales y responsabilidad patronal, administración de sueldos y salarios, liderazgo, delegación de tareas y lo relacionado a generar un ambiente laboral agradable para todos es de suma importancia.

 

 

Es importante que esta etapa de hombre/mujer operativo, la termines pronto ya que el éxito de tu startup no debe depender del talento de “Juan o Pedro” que son tus empleados y pueden irse a otro trabajo causándote problemas imprevistos. La solución es convertirte en administrador de procesos no de personas, es decir asegurar que tu negocio puede seguir funcionando con un adecuado diseño de procesos operacionales y administrativos que garanticen su funcionamiento diario y no depender del talento de nadie.

 

Puede interesarte: 9 preguntas que debes hacerte antes de construir tu modelo de negocio

 

Esta etapa de madurez, trae aparejados los siguientes problemas: Crear departamentos o jefaturas en la organización con sus metas u objetivos claros y definidos así como la responsabilidad y autoridad dada según las tareas asignadas a cada puesto. La digitalización de la empresa debe de ser muy bien sustentada en calidad, escalabilidad y conectividad. El diseño del sistema informativo cobra importancia ya que los indicadores de la operación diaria deben ofrecerte información real y actualizada sobre la cual puedas tomar decisiones adecuadas. Es también la hora de formar un consejo administrativo con todos tus jefes o gerentes de departamentos para evaluación y solución de problemas.

 

 

Antes de terminar, regresemos al origen, podrás notar que en tu Visión, Misión y Valores nunca hablaste de dinero pero parece ser que cada mañana es tu mayor preocupación, ganar dinero. Regresa al origen, tú estás en el negocio para cumplir un sueño, ser el mejor en esto o aquello, satisfacer una necesidad al cliente y trascender en el tiempo. Aquella mañana de tu primer día en tu startup tenías una fuerte motivación sustentada en cumplir un propósito que no tenía que ver con el dinero. Querías ir a algún lugar en el futuro, el dinero solo es la gasolina que te llevará allá, nunca olvides tu propósito inicial.

 

 

La relación de las empresas con la sociedad ha evolucionado, inició con la relación básica donde el valor predominante era el económico. Para la sociedad, la empresa solo creaba riqueza, empleos y consumía insumos. Después el valor predominante de la relación fue el compromiso emocional donde el consumidor exigía calidad y servicio por lo que pagaba para vivir una experiencia, hoy, el valor predominante es la confianza, el consumidor espera no solo un buen producto o servicio a buen precio a cambio de su vinculación emocional con la empresa, espera que esta empresa no afecte el entorno ni a la sociedad.

 

 

No olvides estas siglas ESG (Enviromental, Social, Governance) en un futuro muy cercano, se te pedirá que tu empresa esté certificada como ESG. Significa que todas las decisiones que tomes en tu negocio cumplan con los criterios de no dañar el medio ambiente, afectar los derechos humanos o administrar sin ética.

 

mentor

"Todas las opiniones vertidas en este artículo, son propiedad de quien las emite, no de INCmty".

Otras Publicaciones

INCmty inspira a emprendedores de México, Latam y Canadá

Leer artículo

Cómo emprender un negocio rentable

Leer artículo

Errores que cometen las startups al escalar a PyMEs

Leer artículo

Bar Emprende lanza su primer experiencia digital de inspiración

Leer artículo

Suscríbete a nuestro blog

Recibe información relevante del ecosistema de emprendimiento