<img width="1" height="1" style="display:none;" src="//ib.adnxs.com/pixie?pi=d221f6b1-8333-4e73-af93-25f95d36bd3a&amp;e=PageView&amp;script=0">

La vida universitaria ¿tu emprendimiento del futuro?


Ser emprendedor es una cualidad que me ha definido desde pequeño. Empecé un negocio de playeras a mis 8 años y en mi adolescencia me asocié con una franquicia de autolavados. Desde pequeño me apasionaba desarrollar ideas que pudiera monetizar y me encantaba la sensación de independencia y libertad de tener un proyecto propio, además de la satisfacción de saber que ese proyecto tenía un impacto en la vida de otras personas.

 

 

Fueron estas experiencias y esta mentalidad lo que me permitió tomar la decisión de tener una empresa propia de la que pudiera vivir, disfrutar y construir un legado. Mi formación académica tuvo un papel crucial dentro de este objetivo, pues lejos de verla como un requisito obligatorio o una limitante, para mí la escuela era un laboratorio que me servía para probarme como emprendedor, y la educación era una plataforma que me impulsaba para llegar a mis metas.

 

 

La clave para aprovechar al máximo la educación universitaria es tomársela en serio. Puedo recordar a muchos de mis compañeros de clase que entregaban proyectos escolares con el único objetivo de aprobar las materias y pasar de año. Para mí, cada proyecto era especial, pues era una oportunidad para desarrollar una idea de negocios que tenía el potencial de convertirse en un emprendimiento exitoso.

 

 

Probablemente en algún punto de tu carrera tus profesores te pedirán que diseñes una idea de negocio. La primera recomendación que te puedo dar como un empresario que ha creado tres negocios diferentes, es que no tomes este proyecto como una entrega más. Si lo haces con enfoque de negocios, puedes convertirlo en un emprendimiento exitoso.

 

Te recomendamos:  ¿Y de conexiones personales cómo andamos?

 

La segunda recomendación que te comparto para que tu proyecto escolar se convierta en un emprendimiento exitoso es que consolides un buen equipo, mismo que podrás evaluar por su nivel de motivación, alineación y efectividad. Otro error frecuente de los jóvenes universitarios es tomar los equipos de trabajo a la ligera, formando grupos basados en la amistad y no en las capacidades y habilidades de las personas.

 

 

La realidad es que nuestras relaciones interpersonales dicen mucho de quiénes somos como personas, como profesionales y a largo plazo, como líderes. Al desarrollar tu proyecto, te recomiendo que busques a las personas clave que pueden marcar la diferencia entre presentar un trabajo promedio y uno excepcional. Haz una lista de las personas que te gustaría que impulsen tu proyecto de diferentes maneras: desde tus compañeros, tus mentores y aquellos quienes pueden fungir como influencers que lo recomienden.

 

 

Mi última recomendación es que desarrolles una estrategia efectiva y sólida para tu proyecto. A lo largo de mi carrera universitaria vi a muchos de mis compañeros de clase presentar proyectos débiles que delataban el poco tiempo y estructura que le dedicaron. Lo peor de todo es que en muchos casos esos proyectos eran buenas ideas que tenían el potencial de convertirse en empresas exitosas.

 

 

Una estrategia poderosa comienza desde la planeación, donde deberás hacer un proceso de investigación exhaustivo que te ayude a sustentar tu hipótesis o tu idea de emprendimiento. Incluso al día de hoy me sorprende la cantidad de emprendedores que conozco que han lanzado productos al mercado que no probaron antes. Tu investigación deberá incluir el perfil de tu público objetivo, el análisis de tus competidores, y contexto de tu mercado, así podrás identificar oportunidades, retos y tendencias para desarrollar una idea ganadora.

 

 

Sé que la universidad es una etapa caótica y un reto gigante, donde el tiempo apenas alcanza para estudiar, entregar proyectos y ponerte al día con cada una de tus materias; conozco bien el entusiasmo de terminar la carrera para dar el siguiente paso y comerte al mundo. Sin embargo, con toda seguridad puedo decirte que tu época universitaria es una experiencia que marcará tu carrera como emprendedor, por lo que la mejor decisión que puedes tomar por ti mismo (a) es tomártela en serio, aprovecharla al máximo y sacarle toda la ventaja que pueda ofrecerte.

 

canvas model vs business plan

 

 

Otras Publicaciones

¡Gana el HEINEKEN‌ ‌Green‌ ‌Challenge‌ ‌2021 y apoya al campo mexicano!

Leer artículo

5 consejos para tener un pitch deck perfecto

Leer artículo

Genera utilidades conociendo tu punto de equilibrio

Leer artículo

Kevin O'Leary te da 3 hacks para conquistar a un tiburón

Leer artículo

Suscríbete a nuestro blog

Recibe información relevante del ecosistema de emprendimiento